Noticias

Inicio > Noticias > Un proyecto educativo impulsado en Chauchina premio nacional como ejemplo de convivencia y aprendizaje social

Noticias

Un proyecto educativo impulsado en Chauchina premio nacional como ejemplo de convivencia y aprendizaje social

Un proyecto educativo impulsado en Chauchina premio nacional como ejemplo de convivencia y aprendizaje social

Publicado: 24/01/2014

“Conoce Chauchina, ama tu tierra”  es un proyecto municipal de dinamización socioeducativa que se ha alzado con el premio nacional Claudio Naranjo a la Educación, al que competía junto a una treintena de proyectos de Barcelona, Burgos, Gijón, Girona, Jerez de la Frontera, Madrid, Málaga, Palma de Mallorca, Pontevedra, Sevilla, Tenerife, Toledo, Valencia) y de países como Argentina, Chile, Colombia, Ecuador, México.

Chauchina, municipio de la Vega de Granada perteneciente Consorcio Vega Sierra Elvira, comenzó con este proyecto en el año 2011, “convencidos de que la participación y la sensibilización desde todos los niveles educativos con las singularidades, los colectivos y la riqueza humana, cultural y paisajística es un motor más de crecimiento y de desarrollo para nuestro municipio”, explica la alcaldesa, Encarnación  García.

El proyecto pretende ser una fuente de inspiración tanto para los más pequeños como para los mayores a fin de crear un puente entre creatividad, aprendizaje y servicio para poder concretar propuestas que mejoren el entorno, las relaciones y la convivencia. Es un proyecto que ha trabajado con todos los centros educativos de Chauchina y desde todos los niveles. Han participado el Colegio Público de Infantil y Primaria El Sauce, el Colegio Diocesano Virgen del Espino, CPR Fuente de la Reina, IES Arje, EFA El Soto, el Centro Infantil “Planeta Calarú”, la Escuela Infantil “Matilde Cantos”, el Centro Municipal de Adultos, así como las AMPAS, el centro Guadalinfo, el Área de Igualdad, Mujer y Juventud y el Área de Cultura del Ayuntamiento de Chauchina.

La presentación pública de “Conoce Chauchina, ama tu tierra”, contó con la participación de la delegada de Educación, Cultura y Deporte en Granada, Ana Gámez, para quien proyectos como éste, “comprometidos con la educación, y que buscan crear nuevos caminos para un aprendizaje completo de la realidad y de nuestro entorno, son una muestra de que a través de la educación en valores se pueden crear muchos lazos de convivencia y respeto que ayuden a fomentar el desarrollo personal y formativo de nuestro alumnado”.

Este proyecto, en marcha también en este curso escolar, ha contado no solo con el alumnado sino que ha implicando también a la población en general, “intentando sensibilizar sobre la importancia de conocer y amar nuestro medio social y cultural, para cuidarlo y conseguir un municipio referente en materia de convivencia”, explica Francisco Sierra, coordinador responsable del proyecto.

Las actividades que se han desarrollado durante este periodo han sido de temática muy variada y “han contado con una implicación que ha superado las expectativas”, señala. Así se han realizado diferentes encuentros intergeneracionales, donde los mayores del municipio han podido trasladar a los más pequeños, las costumbres, el modo de vida y sus experiencias de vida, la importancia de la agricultura y cómo han visto la evolución y el desarrollo que ha experimentado Chauchina.

También se han llevado a cabo talleres de sensibilización con escolares, talleres para familias, itinerarios educativos para conocer distintos espacios y realidades del municipio, las denominadas “Historias de vida en el aula” y se ha creado un Mapa Emocional del Territorio.

Además este proyecto ha dado la oportunidad al alumnado de realizar propuestas para la mejora de la calidad de vida en su municipio, que se recogen a través de un certamen de ideas, con el objetivo de resaltar los valores relacionados con el conocimiento, cuidado y respeto del patrimonio cultural, etnográfico, paisajístico, agrícola y monumental.

Desde la Fundación Claudio Naranjo que ha concedido el premio a este proyecto han valorado su perfil ecológico-social-emocional, que involucra una diversidad de centros educativos que va desde infantil a la Formación Profesional y que incluye además otros grupos de interés como las AMPAS, los lugareños y representantes y técnicos municipales. “Transmite un compromiso profundo con la comunidad haciendo propuestas innovadoras en el marco de la educación formal, con todo lo que ello implica”, según señala Fresia Robledo, como representante de la Fundación.

  • Compartir
Compartir:

Utilizamos cookies para poder ofrecer nuestros servicios, si continúas con la navegación entendemos que aceptas su uso. Aceptar Más información